Entrenamiento en Influencia es Excelencia: una técnica de liderazgo

Home » Influencers » Entrenamiento en Influencia es Excelencia: una técnica de liderazgo

Entrenamiento en Influencia es Excelencia: una técnica de liderazgo

Publicado el

Ya conoces algunas formas de entender excelencia que, en lugar de acercarte a ella, te separan cada vez más [leer artículo anterior]

Ahora, descubre cómo el Método Influencers® te inspira hacia excelencia. ¿Recuerdas cómo la definimos?

EXCELENCIA ES HACER       TODO       BIEN         SIEMPRE         A LA PRIMERA

EXCELENCIA ES HACER TODOes frecuente que elijamos qué y qué no merece nuestra mejor versión. Si vas a preparar una propuesta comercial te esmeras en el fondo y la forma. Si vas a redactar un informe a un colega.., ni te entretienes en insertar el número de página. Y te autoconvences: hay confianza, y no puedo perder el tiempo… Somos maestros en construirnos justificaciones y excusas. 

Reflexionemos ¿Qué estás haciendo cuando te comportas así?:

1.- Le estás transmitiendo a tu colega que no te importa lo suficiente. Que otras personas, objetivos o circunstancias merecen tu energía, esmero y esfuerzo más que él o ella. Pero es tu colega. Alguien a quien querrás cerca de ti cuando lo necesites, en los momentos difíciles.

Los vínculos no surgen, se crean. Trata a tus colaboradores como al mejor y más deseado de tus clientes.

2.- Pierdes la oportunidad de entrenarte, de practicar. Porque saber hacer las cosas impecables no surge espontáneamente. Si en el entorno de seguridad y confianza, en lugar de evitar el detalle, lo trabajas conscientemente, cuando lo necesites, tendrás la destreza adquirida. Piensa en ese deportista que admiras: preocúpate por cómo entrena. Verás que pone igual intensidad en los entrenamientos y partidos con amigos que en la competición. Es la única forma de estar listo allí.

3.- Le estás diciendo a tu mente que tiene que gastar tiempo y energía en dilucidar cuándo se pone en código excelencia y cuándo no. Lo que implica que excelencia es un sobre-esfuerzo. Salir de la zona de confort. Es mucho más útil, eficiente y rentable normalizar excelencia como la forma “natural” de hacer las cosas, de enfrentar la realidad. Así, si la situación requiere un sobre-esfuerzo ante una situación compleja, tienes energía para afrontarla, sin poner en riesgo tu nivel de excelencia.

Un líder de Influencia tiene la excelencia como hábito, como forma habitual de hacer las cosas, todas las cosas.

EXCELENCIA ES HACER TODO BIEN: y lo decides tú. Tú pones la escala de valoración. Tu decides qué es “bien”. Conformarte con un 5 sobre 10 o trabajar para estar al 10 es una decisión exclusivamente tuya. Eres tú quien le transmite al mundo (tus colaboradores, clientes, colegas…) cómo te mides a ti mismo.

Tener una actitud 10 no significa que todo te salga 10. Pero todo te saldrá bien. Es un eje fundamental del Método Influencers. Te lo resumo. Decía un jugador de baloncesto argentino “yo nunca he fracasado en mi vida deportiva. Unas veces gané, otras perdí. Pero nunca fracasé: siempre di el 100%”. 

Ahí está la diferencia. Hay quien se justifica en el hecho “humano” para aceptar sus errores. Equivocarse es de humanos. No el error. El error es la consecuencia de la improvisación, de no entrenar, de no practicar, de no prestar el 100% de atención en todo lo que hacemos.

Asumir el 10 como forma de excelencia significa trabajar para ser cada vez mejores, y nos ayuda a descubrir progresivamente más capacidad y más capacidades en nosotros mismos. Y sí, como parte de ese desarrollo, hay veces -muchas veces- en que dedicamos el 100% a algo y no conseguimos el objetivo. Como líder de Influencia estarás entrenado/a para saber ponerte en el código 101%, y desde ahí, APRENDER para mejorar.

Recuerda: eres tú, sólo tú quien asigna valor a BIEN. El líder de Influencia define BIEN como 10.

EXCELENCIA ES HACER TODO BIEN SIEMPRE: (excelencia es hacer todo bien siempre).  Ahora ya es cuando alguien me está considerando “loca”. O exagerada. O, de nuevo “utópica”. 

SIEMPRE es una palabra maximalista, y esto nos da miedo. No deja resquicio a la excepción. Y necesitamos la rendija de la excepción para justificar nuestros momentos de pereza, de desidia, de dejadez.

Te lo pregunto de otra forma: si fuera posible, ¿te gustaría estar SIEMPRE en código EXCELENCIA?. Sin “peros”, sin “excusas”, sin “miedos”. Si la respuesta es SÍ. Eres líder de Influencia [aunque no lo sepas].

SIEMPRE significa lo siguiente:

  1. Cuando sabes lo que has de hacer y cómo hacerlo: DISFRUTA haciéndolo. Tú sabes cómo, y si no, deja que el Método Influencers te entrene. Es rentable y eficiente en recursos y energía; es emocionalmente positivo; es la mejor demostración de profesionalidad. Se llama maestría y se alcanza por la práctica sistemática, la experiencia constante. El rango de “maestro” se alcanza a partir de un trabajo duro basado en la perseverancia y el perfeccionamiento por repetición.
  2. En los momentos en que no  sabes qué hacer o cómo hacerlo: INNOVA. No te animo a ser ocurrente. No te ayudará improvisar. Pero sí te entrena en excelencia abrir tu mente a la diversidad, la variabilidad, la creatividad. Un líder de Influencia sabe cuándo, cómo y por qué es el momento de SALIR DE LA CAJA. Que tan inadecuado es atarse a lo conocido, como estar permanentemente “inventando“.

Siempre significa que tú aprendes a discernir para tomar la mejor decisión en todos y cada uno de los momentos.

EXCELENCIA ES HACER TODO BIEN SIEMPRE A LA PRIMERA: a estas alturas ya has descubierto que el Método Influencers trabaja excelencia con el Lenguaje de Influencia. Y tal vez te preguntes qué relación hay entre “la PRIMERA” y la “orientación a Relaciones Interpersonales”. 

Como líder de Influencia ya eres consciente de tu responsabilidad como ejemplo. Sabes que tu forma de hacer y proceder tiene un impacto mucho más allá de los hechos: como Influencers, sabes que los demás te observan y te imitan. Bien, ahora piensa en esto:

Cada vez que haces algo, tú, estás utilizando un tiempo [el recurso más valioso]; una energía [mental y física]; herramientas y materiales [supongamos para hacer un informe]. Si lo haces bien la primera vez, imagina que has utilizado 20 minutos. Lo compartes o envías a un colega. Que utilizará su tiempo, energía y recursos en aportar valor, y así hasta el final del proceso. [para entenderlo mejor, pon números, es decir, cuantifica cada uno de los elementos del proceso].  Ahora, mira lo que suele ocurrir:

Haces un documento (tan simple como un email o tan complejo como un Informe de 20 páginas). Pero no le concedes tu 100% -total, es para un colega-. Cuando lo recibe tu compañero detecta erratas o errores. Si su tiempo iba a ser 10 minutos, ahora le dedica otros 20 para arreglarlo. En el primer caso el Informe consumiría 30 minutos entre los dos. Ahora, ya va por 50 minutos. Pero además, tu colega se siente incómodo, le está retrasando otras tareas y, peor aún, ¿qué imagen le de su líder que le entrega un Informe lleno de erratas?

Como lo ha cambiado, te lo reenvía para que tú le des tu aprobación. A su tiempo extra, y tu tiempo extra, añade el tiempo de demora en la progresión del Informe, pues tú ahora estás en otra cosa, y el Informe en su versión 2 está en tu bandeja de entrada.

Entre tanto, alguien está esperando recibirlo. Imagina que es otro Departamento. Necesita ese Informe para tomar una decisión. Lo esperaba el lunes. Hoy, ya es viernes. El responsable del departamento tiene que tomar la decisión antes de la 13:00, y recibe el Informe a las 10:30. Por supuesto, revisado 4 veces…, pero llega tarde con respecto al compromiso. Pero tú sigues pensando “no importa, estamos en confianza”. 

El responsable de este Departamento no tiene suficiente tiempo para estudiar y analizar el documento. Se siente presionado -el estrés negativo no es estimulante y es fuente de errores-. ¿Qué hace, repercute esa tardanza sobre el siguiente paso o toma su decisión sin seguridad, bajo presión y sin haber entendido la Información recibida?. 

Puedo extender la historia .., pero creo que ya lo has cogido.

Excelencia es mirar con todo el respeto a todo el mundo en todo momento. ¿Cuántas veces alteras la actividad profesional de tus colaboradores por no hacer con excelencia? ¿Cuántos momentos de estrés has provocado por no pensar a tiempo, no hacer las cosas correctas, no prestar la atención consciente…? ¿Has calculado alguna vez cuántas oportunidades no aprovechaste por no pensar en que lo que tú haces tiene repercusión en muchas personas? ¿Qué estilo estás transmitiendo a tu equipo? ¿Qué modelo tienen como ejemplo?

“A LA PRIMERA”: significa tener conciencia del impacto que tienen tus actos en la vida y el trabajo de quienes te rodean, y decidir revertir el proceso. Demuestra a tu entorno que eres Líder de Influencia por cómo respetas su tiempo; por cómo les ahorras estrés y tensión; por cómo te adelantas a los acontecimientos; por cómo estás siempre al 100%…, por ellos.

 

La Ruta Influencers es un Programa de Entrenamiento de Líderes en Estrategia de Influencia.

Nuestro objetivo es que tú adquieras el hábito de la EXCELENCIA utilizando la INFLUENCIA.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail